Jardines silvestres o ‘Wildlife Gardening’

La importancia de los jardines en la conservación de la biodiversidad

Hoy nos centramos en los Jardines Silvestres que es, más o menos, como se podría traducir en español el término wildlife gardening.

Básicamente se trata de espacios diseñados pensando en criterios de sostenibilidad y en maximizar la capacidad de proveer refugio y alimento a las especies animales de la zona. En este tipo de jardines la conservación de la naturaleza tiene un rol principal en el diseño y manejo de los mismos.

UN JARDÍN SILVESTRE NO TIENE PORQUE SER SALVAJE

Se puede pensar que un jardín silvestre es un jardín con poco mantenimiento, donde todo se deja crecer libremente, dando lugar a un ambiente más naturalizado. En efecto puede ser así, aunque no tiene necesariamente por qué. Podemos conseguir jardines de diseño, prácticamente de cualquier estilo, en los que aplicar ciertas técnicas o incorporar ciertos elementos que los acerquen a este concepto.

Por ejemplo, un jardín clásico o formal  sería casi lo opuesto a un jardín natural, debido a que son la geometría y las líneas rectas los elementos dominantes en la composición. Pero con solo variar la selección de determinadas especies vegetales o incorporar algunos elementos fijos, diseñados especialmente para atraer a algunas especies (baño de aves, comederos, etc.) podemos acercarlo más al concepto del wildlife garden.

En mi opinión, pocas veces en la vida las cosas son blancas o negras, y esto no es una excepción. No es necesario llegar a tener un jardín que parezca un bosque para poder aplicar ciertas estrategias que lo hagan más sostenible o atractivo para la fauna local.

ESTRATEGIAS SIMPLES, GRANDES RESULTADOS

La verdad es que todo aquel que tiene un jardín puede hacer su contribución. Aunque el concepto de ‘wildlife gardening’ pueda sonar complicado, es con estrategias muy simples que podemos marcar la diferencia.

Una de las mas sencillas es simplemente incorporar en el diseño especies vegetales autóctonas, correspondientes a las distintas comunidades vegetales que podrían darse de forma natural en esa ubicación. Básicamente porque dicha flora y fauna han coevolucionado juntas.

Cuanto más nos preocupemos en conocer las especies de nuestra zona, las posibilidades de que puedan visitar nuestro jardín y que necesidades ecológicas tienen, más fácil nos será llevar a cabo acciones efectivas.

Existen múltiples estrategias que pueden beneficiar a varias especies, pero ninguna en sí beneficiará a todas. En futuros post iremos estudiando en más detalle algunas de las mismas enfocadas a pájaros, polinizadores o mariposas entre otros.que Pero a nivel introductorio, veremos con un par de ejemplos, los tres factores clave que debemos proveer:

  • Alimento – Proporcionar recursos que permitan nutrirse a estas especies.
    • Ej. Incrementar la variedad de plantas en el jardín o proporcionar comederos para pájaros.
  • Agua – Cuerpos de agua donde beber, bañarse o, en mayor volumen, como un hábitat en sí.
    • Ej. Un pequeño estanque en el jardín
  • Refugio – Básicamente es cualquier lugar donde una especie pueda criar a su prole, dormir, hibernar o encontrar abrigo de las inclemencias meteorológicas.
    • Ej. Jardínes con plantas de distinto porte (arbóreo, arbustivo y herbáceo) o elementos fijos específicos como casetas para pájaros que les permitan anidar.

PARTES DE UN TODO

Aunque no lo parezca, los jardines privados residenciales suelen ocupar extensiones considerables de terreno en la mayor parte de poblaciones. Esto los convierte en piezas clave para conseguir paisajes urbanos mas resilientes. Aunque por supuesto, estos conectados a espacios públicos aplicando criterios similares supondrían un tandem perfecto.

La clave está en entender que nuestro jardín no debería ser una “isla” dentro de un ambiente mas o menos hostil para la fauna, sino estar conectado con el entorno circundante mediante parches y corredores. Una forma fácil de guiarnos a la hora de diseñar nuestro jardín para la biodiversidad, es observar el hábitat a nuestro alrededor.

Por ende, aunque a nivel individual podemos aportar nuestro granito de arena, es indispensable aplicar estrategias conjuntas en una red de zonas ajardinadas interconectadas para obtener resultados más significativos.

LA IMPORTANCIA DE LA FORMACIÓN Y TOMA DE CONCIENCIA DE LOS PROFESIONALES

En mi experiencia, observo que el medio ambiente es muchas veces considerado como una moda o simplemente un “criterio mas” a incorporar, o no, a la hora de diseñar un espacio. Ya sea en paisajismo, arquitectura, interiorismo u otras disciplinas.  Y esto es, en mi opinión, un craso error.

Es esencial concienciar a los profesionales que diseñan espacios de la importancia de crear entornos más sostenibles, integrados y que generen un mayor bienestar en las personas que los habitan.

Para ello se torna indispensable una correcta formación y la integración en los programas académicos de la sostenibilidad ambiental y la búsqueda de bienestar personal como los principios básicos de diseño. Ya sea desde un edificio comercial a la habitación de una casa, desde un gran parque público a un pequeño patio residencial.

IMPLICACIÓN DE LOS ORGANISMOS PÚBLICOS

Pero por supuesto para todo esto son esenciales estrategias conjuntas y complementarias a nivel público y privado, para sostener la biodiversidad local, especialmente en ciudades y zonas urbanas.

La mayor parte de jardínes privados no son apreciados como espacios para la conservación y existe poca implicación de los propietarios o personas que los ocupan (Ernston et al. 2010), estando el concepto de conservación desconectado del día a día de los residentes y asociado más bien a la labor de expertos o profesionales de la jardinería (Adams and Mulligan 2003).

Aunque ampliamente utilizado en países como Reino Unido, el “wildlife gardening” en España  se beneficiaría de un enfoque e implicación mas exhaustivos por parte de los organismos públicos y una mayor concienciación de los profesionales. Estos son claves para concienciar de la importancia de la jardinería privada en la conservación de la flora y fauna local (Mumaw et al. 2017).

CONCLUSIÓN

Podemos ver por tanto que en los núcleos urbanos, los jardines públicos y privados pueden suponer una gran herramienta de conservación de la biodiversidad. Las técnicas pueden variar en función de la especie, pero con actuaciones simples podemos empezar a potenciar dicho apoyo a las distintas formas de fauna local.

Aunque para ser verdaderamente efectivos se necesita crear una red de espacios naturales interconectados. Y para ello se tornan actores indispensables los organismos públicos y los profesionales, que deben trabajar por una mayor concienciación y educación ambiental de la población a este respecto.

Nosotros somos los encargados de diseñar los espacios que habitamos como individuos y como sociedad. Una correcta formación y toma de conciencia de nuestros profesionales, es esencial para que estos espacios sean cada vez más sostenibles, nos permitan vivir de una manera más armónica y con mayor bienestar, compartiéndolos con aquellos habitantes a los que hemos desplazado de su entorno durante tantísimo tiempo y aprendiendo a coexistir en este planeta de una forma más respetuosa.

Autor:

Carlos López Ruano

Paisajismo e Interiorismo biofílico

Licenciatura Ciencias Ambientales & Máster en Conservación, Gestión y Restauración de la Biodiversidad

Referencias

  • Goddard, Mark & Dougill, Andrew & Benton, Tim. (2014). Why garden for wildlife? Social and ecological drivers, Motivations and barriers for biodiversity management in residential landscapes. Ecological Economics. 86. 258–273. 10.1016/j.ecolecon.2012.07.016.
  • Mumaw, Laura & Maller, Cecily & Bekessy, Sarah. (2017). Strengthening Wellbeing in Urban Communities Through Wildlife Gardening. Cities and the Environment (CATE). 10. art 6.
  • Thomas, A., 2017. Gardening For Wildlife. 1st ed. London: Bloomsbury Publishing Plv.